Renovatio Historia


Renovatio Historia es una página que pretende difundir la historia desde una perspectiva novedosa, renovadora, que acerque el conocimiento de la historia a cualquier persona rompiendo con el viejo lenguaje sin que por ello se pierda el carácter verídico y profesional que el conocimiento histórico requiere y necesita.



Para ello se presentan los temas a través de los nuevos medios audiovisuales y se apoya y difunde la investigación más puntera en el campo historiográfico.



Power Point, youtube y el cine comercial son armas de la docencia.



La Norma Hipotética, las Bases de Datos, la criminalidad y las matématicas son armas de la investigación histórica más seria y puntera pero no por ello encorsetada y arcaizante.



Raúl Ramírez Ruiz

Universidad Rey Juan Carlos (Madrid)

"La historia es la clave. Su olvido la causa". R3.


lunes, 24 de octubre de 2011

El lado Oscuro de Confucio. La niña atropellada y no socorrida en China.

Hace unos días la niña Yueyue, de 2 años fue atropellada por dos furgonetas de trabajo y entre medias casi veinte personas la esquivaron sin mirar el cuerpo.


Si no tenéis 18 años, Youtube, con buen criterio, no os dejará ver el video.

Ya hemos dedicado varios post a Confucio explicado para Occidentales e incluso a la película que recientemente se le ha dedicado. En todas estas ocasiones el autor se ha reconocido un confucionista confeso. El éxito de la China Actual, la riqueza y el triunfo de ciudades estado como Singapur y Hong Kong e incluso el poder de países como Japón se deben, en gran medida, a la aplicación estricta de las teorías y moral confuciana.

Pero ello no implica que Confucio (sus enseñanzas y su interpretación) no tengan una parte oscura. Porque como decía el escritor Yüan Mei (1716-1797) hay Cosas de las que el maestro Confucio no habló. La principal acusación que los chinos tienen para Confucio es la imposición una sociedad excesivamente jerarquizada que impide el progreso. Todos los revolucionarios que en China han sido, Sun Yatsen, Mao Zedong, la Revolución Cultural… todos han luchado contra el legado de Confucio o al menos han intentado modernizarlo: Chiang Kai-sek, Zhou Enlai, Deng Xiaoping…

Pero desde el punto de vista Occidental el mayor problema de Confucio reside en que su moral carece de alma, no hay trascendencia terrenal o espiritual. Y aquí es donde entra el caso de la desgraciada niña Yueyue. Confucio es una herramienta perfecta para el desarrollo de una vida en sociedad y se basa en una regla máxima “Lealtad y reciprocidad”. Uno se debe a los suyos sin condiciones y de los suyos recibirá sin condiciones (recuerda el concepto de guanxi). La persona recibe y da dentro de los suyos, el otro, el que no  es familiar o con quien no se tiene guanxi, no existe.

Por ello nunca funcionará en China una Seguridad Social universal como en Europa, porque la barrera mental es más insalvable que la financiera. La escusa (con razones presupuestarías detrás) para que no haya una SS universal es la inmensidad de la población. La realidad, seguramente, reside en que el recibir ayuda del Estado significa que los tuyos te han abandonado (algo habrás hecho para ello). Es una vergüenza para tí y para los tuyos.
A este problema se une el hecho de que el Confucionismo no es una religión. El tema del que Confucio  nunca habló fue de la divinidad (No sabemos lo que hay aquí, para que perder el tiempo con el más allá…). Eso implica que no hay vida detrás de la muerte, ni premio, ni castigo, ni concepto de pecado… Yo no defiendo que estas cosas sean buenas o malas, ni la creencia en Dios o el ateísmo, pero si afirmo que todo occidental tiene grabados esos conceptos en su subconsciente y por tanto actúa de manera distinta.

Chinochano describe perfectamente, como China no ayuda,  y como lo que le ha ocurrido a Yueyue no es una excepción. Es la muestra de la parte oscura del confucionismo, como también lo fueron las aberraciones japonesas en la II Guerra Mundial. Es una realidad, negarla implica no poder comprender China (e incluso Japón).

R3 - 三重

No hay comentarios:

Publicar un comentario